martes, 25 de julio de 2017

¿Por qué los jueces y fiscales no persiguen las acusaciones falsas de malos tratos?

¿Por qué los jueces y fiscales no persiguen las acusaciones falsas de malos tratos?
Es curioso que cada vez que hablas con jueces y fiscales sobre este tema no quieren hablar de ello.
Hay incluso algunos que te dicen que reciben instrucciones o que hay una circular de la Fiscalía General de Estado que da instrucciones de que no deben librar testimonio cuando descubren que una acusación es falsa.
Pero ¿Quién puede creer que un decanato o un fiscal general dé órdenes de no perseguir delitos?
Yo, desde luego, no me lo creo.
La realidad es que es muy cómodo para un juez no librar testimonio contra una mujer por supuesta denuncia falsa. Cuando ello pasa, te dicen o que sea tu cliente el que presente la denuncia, o en el peor de los casos, el juez decide no archivar la denuncia falsa y seguir adelante con la instrucción.
En todo caso, todo el mundo habla de la existencia de las denuncias falsas en casos de malos tratos. Pero el motivo de que no se persiga está en el seno del mismo CGPJ.
Este hizo un estudio muy sesgado de que estas denuncias falsas eran menos de un 1% de los casos.
Si el propio CGPJ tiene miedo a reconocer que existen miles de denuncias falsas
¿Por qué vamos a exigir a los jueces que no tengan el mismo miedo?
Y el verdadero motivo es el miedo a perder su destino. Una vez un juez catalán me reconoció que sufrió un acoso por parte de una asociación de abogadas feministas, tras dictar tres resoluciones contra tres mujeres por denuncia falsa.
El vivió en primera persona el miedo a perder su destino y ser “castigado” con otro destino más incómodo y lejano de su familia.
Así comprendo, por qué tantos jueces no ordenan librar testimonio por denuncia falsa a faso testimonio contra algunas mujeres.
Existen, no obstante, muchos jueces que hacen bien su trabajo.
En otros casos, vemos como hay jueces que son invitados por universidades, asociaciones de abogados, y colegios de abogados a dar charlas, cursos y conferencias, que suponen unos ingresos extras en su economía, además del supuesto prestigio que ello conlleva.
Así entendemos cada vez más que existan jueces que se nieguen a librar testimonios contra la mujer que denuncia en falso.
Pero, en mi opinión, estos jueces y fiscales, lo que están haciendo es cometer de forma continuada un posible delito de omisión del deber de perseguir delitos, del artículo 408 del Código Penal.
Este nos dice que:
“La autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables, incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años”.
Pero además de este posible delito, creo que estos jueces y fiscales están cometiendo un posible delito de denegación de auxilio del art. 412,3 del Código penal, cuando nos dice que:
3. La autoridad o funcionario público que, requerido por un particular a prestar algún auxilio a que venga obligado por razón de su cargo para evitar un delito contra la vida de las personas, se abstuviera de prestarlo, será castigado con la pena de multa de dieciocho a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de tres a seis años.
Si se tratase de un delito contra la integridad, libertad sexual, salud o libertad de las personas, será castigado con la pena de multa de doce a dieciocho meses y suspensión de empleo o cargo público de uno a tres años.
Este pequeño artículo, es solo una opinión profesional, pero quiero trasmitir la idea a cada ciudadano que es objeto de este tipo de denegación de auxilio o vea que un juez o un fiscal no persigue un presunto delito de denuncia falsa, y pueda usar este articulo como argumento para denunciar este tipo de hechos deleznables, que están pasando cada en día, en nuestro país.

La única dificultad es que este tipo de denuncias hay que presentarlas ante los politizados Tribunales Superiores de Justicia de cada CCAA.

Porque los jueces y fiscales siguen siendo personas aforadas, como los políticos.

Además, siempre existe la herramienta de la queja ante el CGPJ contra jueces y ante la Fiscalía General del Estado contra los fiscales.

Esta quejas y formularios, los pueden encontrar fácilmente en Internet.

Sevilla, Junio de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario